¿Qué son los ETF?

Un ETF (fondo negociado en bolsa) es un fondo que cotiza en bolsa y que se puede negociar como una acción a lo largo de la jornada de operaciones. Estos fondos cuentan con mínimos de inversión bajos y precios de mercado en tiempo real.

Desarrollado por Queensway

Principales beneficios de los ETF

Un ETF suele representar una colección de centenares e incluso miles de acciones o bonos. Están gestionados por los expertos en servicios financieros de empresas que poseen activos, incluidas acciones, materias primas e instrumentos derivados. Los gestores de fondos ETF dividen las tenencias de activos del fondo en acciones individuales. Estos ofrecen a los accionistas beneficios concretos, como dividendos y derechos de voto. Los ETF pueden ser extrabursátiles (OTC) o negociarse a través de una bolsa de valores.

Las categorizaciones de ETF cubren una amplia gama de posibilidades, incluidas acciones de renta fija, materias primas, inmuebles, bonos, índices, regiones o sectores. Al invertir en un ETF, es posible centrarse en una amplia gama de opciones diferentes de inversión, cada una de las cuales corresponde a un tipo de inversión específico. Estos fondos se ofrecen en diversas clases de activos, que incluyen opciones de inversión tradicionales, pares de divisas, materias primas y otras. Con los ETF, los operadores y los inversores pueden abrir posiciones cortas en los mercados financieros, disfrutar de beneficios fiscales y obtener apalancamiento en los mercados. Los ETF también cuentan tarifas y comisiones bajas.  

Los ETF salieron a la luz en 1993 con el símbolo SPY (del inglés Spider). Este fondo en concreto que cotiza en bolsa ha sido reconocido como el ETF de mayor volumen hasta la fecha. Solo en las bolsas de valores de EE. UU., los ETF acumularon una capitalización bursátil total de 5,83 billones de dólares en 2021. Según las estadísticas, actualmente en los EE. UU. se negocian más de 2200 ETF y otros muchos en los mercados internacionales.

ETF vs. fondo de inversión

Los ETF suelen ser fondos gestionados de forma pasiva. Sin embargo, los fondos de inversión suelen gestionarse de forma más activa. Es decir, los componentes constitutivos de los fondos de inversión pueden reordenarse y negociarse con regularidad. Tenga en cuenta que los ETF y los fondos de inversión comparten muchas similitudes. Dado que ambos representan un conjunto gestionado de acciones o bonos individuales, presentan un riesgo menor que las acciones y los bonos individuales. Tanto los ETF como los fondos de inversión ofrecen a los inversores una variedad de opciones, con comisiones y tarifas bajas.

El precio de mercado de un ETF es el coste de una acción. Esto es mucho más bajo que el costo de un fondo de inversión que normalmente equivale a miles de dólares. Con los ETF, los operadores y los inversores ven los precios en tiempo real y hay una amplia variedad de tipos de órdenes disponibles. Los ETF permiten aplicar órdenes de mercado, órdenes de límite, órdenes de Stop, órdenes de Stop limit y órdenes de venta en corto. La mayoría de ETF son fondos indexados conocidos como inversiones pasivas. Con los ETF, cabe esperar spreads ajustados, costos bajos e importes de inversión inicial reducidos.

Los fondos de inversión tienen asociados impuestos a las ganancias de capital mucho más altos. Los fondos de inversión tienen un mecanismo de precio único. Pagará el mismo precio independientemente de la hora del día en que compre un fondo de inversión. Los precios se determinan al cierre de la jornada bursátil. El precio de los ETF es dinámico. Los precios cambian a lo largo del día y, por lo general, se cobran comisiones sobre las transacciones ejecutadas durante la jornada bursátil.

Tipos diferentes de ETF

Hay 6 tipos principales de ETF:

ETF basados en un estilo de inversión

Son ETF basados en el estilo de inversión del gestor de fondos, en lugar de estar basados en un tipo de instrumento o en un segmento del mercado. Estos ETF rastrean estilos de inversión o clases de activos específicos. Cuentan con acciones de pequeña, mediana y gran capitalización. Los inversores pueden centrarse en el valor frente al crecimiento, en un riesgo alto frente a un riesgo bajo o en el tamaño de la capitalización. Estos son los instrumentos financieros preferidos para diversificar una cartera. Un ejemplo de ello es el ETF basado en el estilo de inversión de IWM, que se centra en las acciones del índice de pequeña capitalización Russell 2000.

ETF de dividendos

Los ETF de dividendos suelen incluir acciones de empresas con un historial de pago de dividendos a los accionistas. Debemos destacar que no se garantiza el pago de dividendos, a diferencia de los pagos de cupones en los bonos. Con los ETF de dividendos, puede disfrutar de una cartera diversa de activos y existe la posibilidad de obtener flujos de ingresos regulares y pagos continuos, incluso si las ganancias de la empresa disminuyen. Hay muchos ejemplos de ETF de dividendos disponibles, como SPDR S&P Dividend ETF (SDY), Vanguard Dividend Appreciation ETF (VIG) o iShares Core High Dividend ETF (HDV).

ETF sectoriales

Los ETF sectoriales poseen acciones de empresas que ofrecen productos y servicios similares o empresas que realizan actividades comerciales similares. Hay muchos tipos de ETF sectoriales, incluidos los ETF de servicios públicos, los ETF de productos básicos de consumo, los ETF de consumo discrecional, los ETF del sector sanitario, los ETF de tecnología, los ETF de energía y los ETF del mercado inmobiliario. Por ejemplo, XLV Healthcare Select Sector SPDR Fund tiene el 100 % de sus acciones en el sector sanitario.

ETF de divisas

Con los ETF de divisas, puede realizar un seguimiento de un índice de divisa única o de un conjunto de divisas. Los beneficios de los ETF de divisas son la diversificación de la cartera, la especulación con los tipos de cambio y la cobertura de pasivos distintos del dólar. El ETF EUO ProShares UltraShort Euro Currency incluye un conjunto de forwards de divisas de activos en efectivo, Goldman Sachs y UBS. Este fondo en particular tiene un índice de gastos del 0,95 %.

ETF de bonos

Con los ETF de materias primas, los inversores pueden invertir en metales preciosos, energía o productos agrícolas a través de contratos de futuros, o en metales guardados en reservas seguras. Hay muchos ejemplos de ETF de materias primas de alto rendimiento, como SPDR Gold Shares (GLD) o iShares Gold Trust (IAU). Estos ETF basados en futuros son contratos que se negocian en bolsas como bonos y acciones. Todos los ETF reúnen participaciones de acciones, sectores o industrias similares

ETF de materias primas

Los ETF de bonos invierten en bonos del Estado y corporativos. La principal ventaja de estos es que los gestores de fondos utilizarán un conjunto de estrategias de inversión (incluido el cierre anticipado cuando sea posible) y diferentes fechas de vencimiento para maximizar los rendimientos regulares. El ETF TIPS Bond de iShares posee una variedad de letras del Tesoro de Estados Unidos con diferentes valores nominales y plazos de vencimiento.

Buscar